Blogia
cocinando

Recetas generales

Arancini

Buenas. Pues aquí estoy de nuevo con algunas recetas que he cocinado hace poco y que me resulta interesante de exponer en este blog.

En este caso vamos a hablar de los Arancini. Son una comida típica siciliana de la que sus habitantes se sienten muy orgullosos. Se pueden comer en todos los pueblos y ciudades de la gran isla y los hay de diferentes rellenos.

Los probé por primera vez en una távola calda en Roma, muy cerca del Panteón, en la que hacían una lasagna más que rica. Unos años después pude tomarlas en la misma Sicilia, en Enna, y seguían siendo estupendas.

El arancini no es mas que una bola hecha de arroz cocido de relleno diverso y que finalmente se frien en aceite. Es comida contundente y con un par de ellas, allí te las dan por un euro, casi que comes.

LOS INGREDIENTES.

Para una docena de arancini.

2 vasos de agua de arroz

4 vasos de agua de caldo

mozzarela

150 gramos de carne de terenera picada

1 tomate maduro

1/2 cebolla picada

1 zanahora

1 puñadito de guisantes

1 copa de vino blanco

1 vaso de agua

2 huevos.

Harina

Pan rallado

Aceite para freir.

 

LA RECETA PASO A PASO

En primer lugar hay que cocer el arroz en el caldo. Ponemos el caldo a hervir y cuando de sus hervores correspondeintes añadimos el arroz y un poco de pimienta y sal. (En esta ocasión he usado caldo de verduras preparado)

En unos 20 minutos el arroz debe de haber consumido todo el caldo y en ese momento ponemos la maozzarela y removemos para que se funda con el arroz. Una vez mezclada ponemos el arroz en una fuente extendiéndolo en una capay dejamos enfriar al menos dos horas. En frigorífico mucho menos, claro está.

Mientras tanto elaboramos el ragut de carne.

La cebolla se pone a soferir con las zanahorias y los guisantes. A los cinco minutos, mas o menos, añadimos la carne y una vez que esté bien doradita añadimos el tomate picado o rallado. Cuando vemaos que el tomate se ha consumido incorporamos el vaso de vino y el agua y dejamos cocer hasta que se evapore el liquido.

Tomamos una porcion del arroz en una mano, aplastamos y rellenamos con la carne. Formamos una bola y lo pasamos por harina, huevo y pana rallado. Se frie en abundante aceite. Y con eso el arancini está listo para comer.

 

Aparte de la carne se pueden rellenar de cualquier otra cosa. También los he hecho de salami y queso emmental.

 

Que aproveche.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Menú de noche vieja 2009

Este año va a ser un menú ligero para esa "peasso" de noche de fin de año que se nos vine encima. Compensaremos la sencillez, o mejor ligereza, con un buen surtido de vinos y champagne francés para regarlo todo.

Para empezar contaremos con los consabidos entrantes a base de jamón de bellota, de Cumbres  de San Bartolomé concretamente, unsa gambas blancas de por aquí, un poco de queso payoyo curado y unas tostás de foie con mermelada de tomate. 

Para primer plato hemos elegido una crema de espárragos blancos con brocheta de salmon ahumado y  espárragos trigueros.

1er plato

Lo que se necesita (receta para diez personas)

- Dos latas de espárragos blancos (grandes claro)

- Dos dientes de ajo

- Un vaso de vino blanco

- Dos puerros

- Tres nueces de mantequilla

- Una cucharada de maizena

- 200 gramos de salmon ahumado

- Un manojo de espárragos trigueros

 

- Dos litros de caldo de paloma (si no tenemos, harto probable, podemos cambiarlopor caldo de pollo, gallina o pavo)

- 100 cc de nata líquida

- Sal y pimienta

Las manitas del cocinero

Rehogamos los puerros y los dos dentes de ajo en la mantequilla sin que se lleguen a quemar. Añadimos las dos latas de espárragos blancos a la mezcla y la cucharada de maizena, dejándolo hacer a fuego lento hasta que se dore un poquito la harina. Mezclamos con el vino blanco, subiendo el fuego y los dos litros de caldo dejandolo reducir hasta que espese un poco. Todo ello lo pasaremos por la batidora a toda potencia y después colaremos el contenido para evitar la fibra esparraguil. El último toque consiste en mezclar la nata líquida con la crema de espárragos para suavizarla. Sal y pimienta a gusto del consumidor.

Los espárragos trigueros los pasaremos por la plancha y los reservaremos

A la mesa

En recipientes de consomé pondremos la crema de espárragos y pondremos encima de la taza una brocheta de madera en la que pincharemos el salmon y una punta de espárrago verde.

Un vinito blanco Rias Baixas es el indicado para este primero (por ejemplo un Martin Codax, un Pazo de San Mauro o un Gran Veigadares - auque este último son palabras mayores por su costo-).

2º plato

Vamos a hacer un pescado para este segundo de fiesta. Unas lubinas con muselina de aceitunas negras, salsa de cítricos y con una guarnición de verduras en tempura.

Lo que se necesita

- 5 lubinas de ración

- 1/2 litro de mayonesa

- Un tarro de aceitunas negras sin hueso.

- Las claras de tres huevos

- 2 pomelos

- 2 naranjas

- 2 limones

- 100 gramos de azucar

- Zanahorias cortadas en bastones

- Pimientos cortados en tiras

- Cebolla cortados en tiras

- Calabacines cortados en bastones

- Sal y pimienta

La manitas del cocinero

Empecemos a preparar la salsa de cítricos. Mezclaremos los zumos de lo pomelo, las naranjas y los limones en un cazo al que añadiremos el azucar y  unas gotas de brandy. Coceremos todo ello hasta que se espese ligeramente la salsa. Rectificamos de sal si es necesario.

Las lubinas es el dilema. Habrá que pedirle a nuestro pescadero que nos prepare los 10 lomos quitándo las espinas centrales y laterales. Una vez hecho esto la sencillez es muy sencilla, valga la redundancia. Hacemos los lomos de lubina aen la plancha a  fuego fuerte por un lado y otro procurando que no se rompan. No hay que asarlos excesivamente que después los meteremos al horno.

La muselina se prepara tan ricamente con un buen tarro de mayonesa, o la hacen ustedes si les place, al que se incoproran las aceitunas negras, escurriditas, y todo lo pasamos por la batidora hasta que las acitunas estén trrituraditas y la mayones cambie de color - del amarillo al negruzco-. Esta base la mezclaremos con las claras, previamente batidas a punto de nieve fuerte, en movimientos envolventes que lo que queremos es oxigenar el producto para que consiga volumen.

A continuación pasamos las verduritas por la tempura y las freimos con aceite caliente, muy caliente. Las reservamos

Verteremos la muselina por encima de los lomos ya soasados y los introduciremos en el horno previemente calentado a 200º y en función grill. En cuanto la salsa se dore sacamos las lubinas para que no se sequen.

A la mesa

La presentación es sencilla: sobre una parte del plato vertemos la salsa de cítricos y sobre la misma colocamos la lubina. Las verduras irán al otro lado del plato. Listo para comer.

El vino que podemos usar es un blanco clásico, pero yo me voy a permitir recomendar un tinto que me ha resultado gratísimo y es un Mauro (D.O Ribera del Duero, Castilla-León)  de 2006. Un excelente tinto elaborado con uva Tinto fino y Shyra. Suave y de ligero sabor a frutos rojos.

Postre

Como estamos en navidad vamos a hacer una mousee de turron de jijona con unas uvas caramelizadas en oporto.

Lo que se necesita

- Dos barrras de turron de jijona

- 1/2 litro de nata liquida para montar

- 6 huevos

- 20 uvas

- Una copa de oporto

- Azucar

- Una nuez de mantequilla

Las manitas del cocinero

Vamos a mezclar en un recipiente adecuado, grandote, las yemas de los 6 huevos, las dos tabletas de turon cortadito y la nata. Batiremos bien batido el mejunje hasta que quede cremoso. Una vez montemos las calras a punto de nieve, mezclaremos suavemente y con movimientos envolventes. Una vez preparado ha de ir al frigorífico un mínimo de 3 horas

Las uvas las pelaremos y despepitaremos, tarea asaz ingrata pero necesaria. En una sarten rehogaremos en la mantequilla las uvas, poquito tiempo y pondemos un par de cucharadas de azucar removiendo hasta que cojan color y en ese momento la copita de oporto. Reservaremos sin el caldo resultante.

A la mesa

Serviremos la mousse en copas individuales acompañadas de las dos uvas de la suerte caramelizadas con oporto. Un hojita de menta se le pude añadir como decoración.

 

Pues eso es todo. Eso es lo que vamos a cenar en casa la noche del 31.

Hasta 2010 y que todo lo que les ocurra ese año sea excelente.

FELIZ 2010

(c) Alfonso Merelo 2009

Tempura de tortilla de patatas.

¿Tempura? ¿Tortilla de patatas? ¿es eso posible? Pues... si y no.

En primer lugar tengo que comentar que me fastidia mucho el término tempura. Se dice rebozado, rebozado de toda la vida que muy probablemente llevaran españoles y portugueses a Japón en el siglo XIX. La única diferencia puede estar en la frialdad del agua con la que se elabora. Pero dejemos el chauvinismo revindicativo y pasemos a lo que es esta elaboración.

Si les soy sincero le he copiado la receta a un cocinero madrileño de apellido conocidísimo como es Chicote. Copiar no es la palabra exacta, sino que simplemente he seguido su receta para hacer este entremés.

Ingredientes (para cuatro personas)

3 yemas de huevo

2 patatas grandes

1 cebolla

Salsa de soja.

Para la tempura.

- Harina de maíz.

- Agua helada.

- Yema de huevo.

- Sal.

¿Como lo preparamos?

Cortamos las patatas finitas, o sea paja, y las cebollas en juliana. No hay que remojar la patata en agua para no quitarles el almidón. La cebolla se corta en juliana fina. La tempura se prepara como habitualmente con el agua helada y se mantiene así mediante un bol mas grande lleno de hielo. Tengo que decir que he usado algunas veces un preparado para tempura de una conocida marca de supermercados al que sólo hay que añadirle el agua helada y que queda razonablemente bien. Una vez preparada la tempura se le añaden las verduras mezcladas y se preparan para freir.

Las yemas de huevo se baten y se les añade un poco de salsa de soja. Introducimos esta mezcla en un bol y este en agua caliente al baño maría. La temperatura no debe de pasar de lso 60º para evitar que se cuaje.

Las patas se frien mezcladas con la cebolla para que formen unos bloques.

El plato se monta con las patatas y cebollas y se añade por enciam la salsa de huevo caliente con la soja. Tal vez no sea una tortilla de patatas clásica, y se parezca mas a un revuelto sin revolver, pero conserva todo lo esencial de la tortilla, y lo que es mas importante el sabor.

Además es muy fácil de preparar y queda uno de lujo con este plato tela de sofisticado.

(c) Alfonso Merelo 2009

Pudding de pan, jamon y queso

Un entrante muy socorrido para saraos de comer de pie. Es decir: especialmente para esas fiestas de cumpleaños, santos, bautizos civiles y reuniones de amigotes y amigotas que se reunen en torno a una mesa y en las que casi todos aportan algo. Es muy fácil de hacer y quedarán como reyes de la cocina.

Ingredientes:

- Un molde de horno

- Un horno

- Pan de molde

- 1/2 litro de leche

- 1 huevo

- 12 lonchas de jamón de york

- 12 lonchas de queso fundido o para fundir

-12 lonchas de queso emmetal

- Una cucharada de azucar para la leche. Azucar para el molde.

- Sal y pimienta a gusto.

Preparación

Lo primero que podemos hacer es quitarle la corteza al pan de molde. Se puede dejar con ella, pero queda menos vistoso y no se trata de hacer un sandwich. Si es usted mas poderoso económicamente hablando, puede comprar el pan descortezado.

En un bol pondremos la leche con el huevo, la pimienta, la sal y el azucar y batiremos todo. Impreganaremos las rebanadas de pan con la mezcla y colocaremos una primera capa en el molde. Previamente habremos caramelizado el mismo, echando "azuquita" por el fondo, no se crean que es mas que eso. A la capa de pan le pondremos encima lonchas de jamon cocido, o de york, las lonchas de queso fundido y las lonchas de emmental. (Una variante que se me acaba de ocurrir y que no he probado: podría sustituirse el queso fundido por lonchas de queso provolone). Cubriremos con mas pan e iremos añadiendo capas de relleno hasta finalizar con la altura que queramos, no me sobrepasen el molde que se desborda, terminando con una capa de pan.

En el horno deberá permanecer de unos 20 a 30 minutos a fuerza media alta (200º). Cuando el pan de la última capa esté dorado, el pudding o pastel estará terminado. Lo dejamos que se enfríe, lo desmoldamos y lo cortamos como si fuera un bizcocho.

Se puede tomar con refrescos, cerveza, agua o vino blanco joven. O con lo que les apetezca.

(c) 2008 Alfonso Merelo Solá.

 

SALMOREJO

SALMOREJO
La receta del salmorejo dicen que procede de la posguerra. Eso puede ser mas o menos cierto pues la base es la misma, ajo, tomate, pimientos, pan y aceite. El añadido del huevo duro y jamón debe ser posterior, pues ambos productos no parecen típicos de la posguerra. Esos ingredientes, y la ausencia de pepino, lo diferencian del gazpacho tradicional aunque su sabor sea similar. Podríamos decir que el gazpacho es una sopa de salmorejo o que el salmorejo es una crema de gazpacho. Va a ser que la deconstrucción de los alimentos no es creación del inefable cocinero Adriá sino que viene desde mas lejos.
 

 

Ingredientes

 

- Miga de pan. Si es de pueblo, cosa actualmente difícilísma, mejor. Bastante miga dependiendo de lo espeso que les guste,

- 1 kilo de tomates maduros.

- 1 pimiento verde

- 1 diente de ajo.

- 1 pimiento rojo (no es imprescindible)

- Vinagre vino de Jerez (no me usen vinagres balsámicos que son demasiado dulces)

- Aceite virgen extra, (se va añadiendo según se baten los ingredientes, hasta conseguir la textura deseada)

- Sal

- Jamón y huevo duro (opcional)

La manera de realizarlo es de loa mas sencillo: mezclen ustedes sin miedo los ingredientes. Yo lo he realizado manualmente, con mortero incluido, pero también lo he hecho con vaso batidor. La diferencia no es apreciable, salvo que en el último caso la textura es mucho mas suave.

El añadido de jamón y huevo duro es sencillamente opcional. Indudablemente la presentación, y por supuesto el sabor, mejoran con este añadido. Usen, si pueden, jamón de bellota cortado en lascas finas o taquitos. Yo lo prefiero en lascas, pero sobre gustos no hay nada escrito.

He investigado en la red los diferentes añadidos que se suelen poner al salmorejo: bacalao, jamón, huevo duro o pepino son los más habituales. En ningún lugar he encontrado el pollo como ingrediente a usar. Sin embargo según D. Mario Moreno Cortina, en un pueblo de Córdoba es moneda común. No puedo confirmar la información porque no he podido contrastarla. La mayoría de las recetas contemplan el jamón y el huevo duro, nunca el pollo.

© Alfonso Merelo 2008

Pez espada en salsa de almejas

Pez espada en salsa de almejas

Hoy traigo a estas recetas un guiso de pescado que encuentro adecuado para preparar en algún tipo de festejo como los que se avecinan.

Es una receta clásica a la que he incorporado algún toque particular.

Necesitamos lo siguiente:

1Kg de pez espada

1 Puerro

1 Docena de langostino o gambas

½ Kg de almejas, chirlas o coquinas.

1 Cebolla

2 Dientes de ajo

1 Tomate maduro

1 Vaso de vino oloroso

½ Limón

Perejil

Harina y aceite.

 

Lo primero es lo primero, y debemos partir de un pez espada lo suficientemente fresco para que la carne sea consistente. Se puede usar congelado pero no es lo mismo.

Los filetes de pez espada se cortan de manera que no sean demasiado grandes. Se salpimentan, se pasan por harina y se fríen en abundante aceite caliente.  (Podría hacerse también a la plancha sin problemas, pero el enharinado le da una textura mas consistente.)

Mientras tanto habremos abierto las almejas con un poco de agua y un chorreón de limón. El caldo resultante lo colaremos y lo reservaremos.

En el aceite de freír el pescado, una vez colado,  se fríen las cabezas de los langostinos y se pone a pochar la cebolla el puerro y los dientes de ajo fileteados a fuego muy lento. Una vez que la cebolla esté trasparente se añade el tomate pelado y sin pepitas y el perjil y dejaremos hacer unos 10 minutos. Añadiremos el caldo de las almejas y el vaso de vino oloroso. Dejaremos que reduzca un tanto. Si es necesario añadiremos caldo o agua.

Esta salsa resultante la salaremos a gusto y la pasaremos por un chino, o termomix si se tiene disponible.

El pescado lo pondremos en una fuente de horno junto con las almejas y los langostinos pelados. Salsearemos por encima e introduciremos en el horno a potencia fuerte y previamente calentado para terminar de hacer el plato. En unos 12 minutos estará listo para servir.

Podemos acompañarlo con unos ñoquis o con unos spaguettis al burro. Las patatas fritas de siempre pueden resultar también un agradable complemento.

Es un plato bastante “empalagoso” por lo que no se recomienda abusar de las raciones. Puede cansar.

Acompañado de un albariño o un vino joven afrutado es un excelente primer plato para estas fiestas.

© Alfonso Merelo 2006

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Torrijas

Torrijas  
 
Comento en mi otro blog, esto va a ser un ir ir venir, que uno de los iconos de mi particular Semana Santa es “las torrijas”.
            Este dulce, en su simplicidad, es uno de los que mas gustan en mi casa y me gustan a mi.
            Basta con tener un poquito de pan y algunas cositas mas y ya se puede hacer unas torrijas espléndidas que gustan a casi todos.
            Los ingredientes no pueden ser mas sanos y mediterráneos.
 
-         Pan de molde, o pan de telera cortado, o cualquier pan si se tercia
-         Media docena de huevos
-         Un litro de aceite de oliva
-         Un litro de leche
-         Un kilo de miel
-         Una copa de brandy
-         Canela en rama
-         Agua
 
Esta receta es una variedad de la tradicional que resulta igual de gustosa y sin embargo es mucho más fácil de hacer.
El pan se habrá dejado endurecer un tanto, sobre todo si se trata de pan de molde debido a su extrema “blandura”, para que pueda manejarse bien.
Calentaremos el litro de leche con el palo de canela sin dejar que llegue a hervir.
En caliente añadiremos la copa de brandy y dejaremos que se impregne del sabor la leche. Una vez retirada del fuego incorporaremos los huevos y, retirando el palo de canela, batiremos todo hasta que los huevos se mezclen con la leche y el coñac. Si son ustedes muy dulceros, pueden añadir a la mezcla unas cuantas cucharadas de azúcar, mas no  es imprescindible.
Mojaremos cada rebanada de pan en la mezcla y freiremos directamente en el aceite caliente.
Mientras tanto dispondremos de otro recipiente al fuego donde meteremos la miel con un poco de agua para diluir la misma.
Una vez cada rebanada esté frita se pasará por el recipiente con miel y se dejará un minuto para que se impregne de la misma.
 
Esta receta evita el tener que rebozar cada una de las rebanadas de pan en harina y huevo como se hace en la tradicional. Puedo asegurar que se ahorra tiempo, huevos y que las torrijas quedan prácticamente iguales que en la otra receta.
 Se puede sustituir el enmelado por un almibar ligero.
Otra variedad para el acabado consiste en rebozar la rebanada, una vez escurrida del aceite, en una mezcla de canela molida y azucar.
 
Que ustedes engorden bien
 
© Alfonso Merelo 2006

SALSA BRAVA

SALSA BRAVA
Un amigo madrileño - donde dicen que se hacen las mejores papas bravas del país- Mario Moreno Cortina, me envía la siguiente receta, harto según su opinión, de que lo picante haya desaparecido del mercado. Puesto que a él le gusta que lo que se entiende por picante, pique de verdad, me envía la receta que elabora su madre y que con gusto comparto con todos ustedes.
SALSA BRAVA (receta de Dña. Aurora Cortina)
 
Ingredientes:
-Caldo, preferiblemente de cocido. (Advertencia: con avecrem o sopicaldo no sale bien)
-Dos cucharadas de harina
-Una cucharada de pimenton dulce y picante mezclados (a gusto)
Aceite
-Sal.
 
Preparación:
 
Se echa aceite en una sarten y se deja calentar. Después se echa la harina y el pimentón y se remueven fuera del fuego para que no se quemen. La cantidad de aceite será la suficiente para que ahora se nos forme una especie de pomada espesa.
Se remueve bien hasta que no quedan grumos, se devuelve la sartén a la lumbre y se va echando el caldo (que tendremos caliente a un lado) poco a poco, hasta conseguir una textura líquida. Se echa sal a gusto.
Se sirve bien caliente sobre unas patatas fritas en forma de dados o para acompañar tortilla española.
Advertencia: si se quema el pimenton no sabe bien, y si se echa poco caldo, sabe demasiado a harina y pimentón.
Que les aproveche.


Pues eso que nos aproveche a todos. Mañana, martes la voy a elaborar y ya les contaré.

(C) Alfonso Merelo  2006

Bocadillo de blanco y negro en pan de leña caliente

Bocadillo  de blanco y negro en pan de leña caliente

Un buen amigo mío, Victor Ánchel, me ha pasado la siguiente receta de un impresionante bocadillo, sandwich o emparedado.

Ingedientes:

- Chapata gallega

- Longaniza

- Morcilla de cebolla

La longaniza y la morcilla se frien en abundante aceite de oliva.

Este aceite deberá esparcirse en la miga de la chapata una vez abierta por la mitad. Despues se introducirá la longaniza y la morcilla (blanco y negro).

Las opciones pueden ser una blanca y dos negras o dos blancas y una negra. Ustedes mismos


Dice Victor: algunos "individuos sin moral acompañan el emparedado con un poco de ajoaceite. Hasta patatas fritas han sido vistas dentro de alguno de estos bocadillos, insignia y estandarte en Valencia tanto como la Paella"


Desde luego parece un plato de lo mas apañado. Y digo parece porque aún no he tenido la oportunidad de probarlo. En cuanto lo haga y si mis arterias sobreviven a la sobredosis de colesterol ya contaré.

Si alguno de ustedes, osados consumidores, lo hacen antes que yo, no duden en contarlo en estas páginas.

(c) Alfonso Merelo 2006

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Musaka

Musaka

Musaka

 

En el apartado de las comidas internacionales que de vez en cuando me gusta cocinar, la musaka es una de mis preferidas desde que la probé, en diferentes versiones, allá en Atenas en 1989. El plato que hago tiene las características básicas del palto griego, con alguna pequeña adaptación y modificación.

Vayamos con los ingredientes, para cuatro personas

 

-         ½ kilo de carne picada, puede ser de cerdo o ternera o mezcla de ambas. Los griegos usan cordero mezclado con cerdo, pero particularmente recomiendo la mezcla de ternera y cerdo, por ser mas suave.

-         500 grs. de carne picada

-         750 grs. de berenjenas

-         500 grs. de tomates maduros

-         1 cebolla

-         1 diente de ajo

-         1 Litro de leche

-         Aceite de oliva

-         Harina

-         1 Huevo

-         Queso rayado parmesano

-         Orégano, pimienta, sal, nuez moscada y canela

 

Comenzamos refriendo la cebolla en un fondo de aceite de oliva. Debe de quedar trasparente. Añadiremos la carne picada hasta que quede dorada. Se salpimenta y se le añada una cucharadita de canela molida Los tomates, sin piel, sin pepitas y previamente troceados, se añaden y se refríen hasta que estén hechos.

      Las berenjenas, sin pelar, se cortan en lonchas a lo largo y se asan al horno con muy poco aceite, el suficiente para que no se peguen. El problema de la berenjena es que absorbe mucho el aceite por lo que no es recomendable freírlas. Si acaso se pueden hacer a la plancha.

      En una bandeja de horno montamos una capa de berenjenas con el preparado de carne por encima. Añadiremos unas cucharadas de bechamel, que habremos hecho previamente. Añadiremos capas de berenjenas, las que admita, y carne, terminando con una de berenjenas.

      A la bechamel restante, separada ya del fuego,  le añadiremos un huevo batido y un paquete de queso rayado, o lo la cantidad que se que se prefiera según gustos, y otra cucharada de canela molida. Con esta mezcla la bechamel se espesa bastante y es por eso por lo que se debe verter rápidamente sobre la última capa.

      Una vez preparada se calentará a horno de 200º durante 10 minutos.

 

© Alfonso Merelo 2006

 

 

 

Salmorejo de remolacha

Salmorejo  de remolacha

Entre las múltiples opciones que proporcionan los "excesos" de estos días, en la comida de año nuevo me decanté por hacer un entrante no demasiado fuerte.

La base de los aperitivos consistió en una crema de salmorejo de remolacha.

Este plato lo degusté por primera vez en el ventorrillo del Chato,un lugar que les recomiendo fervientemente y que se encuentra entre Cádiz y San Fernando.

En realidad, sólo se trata de sustuir la base del salmorejo clásico, el tomate, por las remolachas.

La forma de elaboración es tan sencilla como la de su plato "original"

Necesitamos lo siguiente:

- Una bolsa de remolacha ya cocida....... ..................................... 3 €

- Un manojo de cebolla fresca ..................................................... 1,5 €

- Un tomate maduro .................................................................... 0,30 €

- Aceite de oliva virgen extra

- Vinagre de jerez

- Virutas de jamón ibérico de bellota .......................................... 4 €

Las remolachas se limpian de la piel y del corazon y se introducen en una batidora de vaso con la pulpa del tomate maduro y las cebolletas cortadas. Estas últimas serán a gusto del consumidor dependiendo del grado de "fuerza" que se le quiera dar. Una vez batido todo y formado una crema se añadirá el vinagre (que sea un vinagre no balsámico o dulce ya que el propio dulzor de la remolacha requiere un contraste fuerte) y el aceite.

Para servirlo se acompañará con virutas de jamón ibérico adornando el plato.

Es un entrante muy agradecido por su suavidad y buen contraste de sabores.

© Alfonso Merelo 2006

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres